Venezolanos encabezan ranking de inversores inmobiliarios en Miami

 

Fotografía tomada en: https://www.google.com.co/search?q=imagenes+miami&es_sm=91&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=6KEMVdaXO42HyASJqYLoBQ&ved=0CBsQsAQ&biw=1366&bih=669#tbm=isch&q=imagenes+inversi%C3%B3n&imgdii=_

Fotografía tomada en: https://www.google.com.co/

Los venezolanos concretaron el 15% de las ventas inmobiliarias en Miami y sus alrededores, seguidos de los brasileños con 11,5%. El tercer lugar lo ocupan los argentinos con 11,2%. Según el estudio encargado por Miami Realtors, organización que nuclea a 26.000 agentes inmobiliarios de Miami y alrededores, el cuarto lugar lo ocupan los canadienses con 10% y en quinta posición los mexicanos con 8%. El estudio señala que los compradores latinoamericanos impulsaron el renacimiento del real estate en Miami y le permitieron cerrar el año como el primer mercado inmobiliario de 2011 en Estados Unidos. Logró acaparar el 26% de las compras de inversores extranjeros que se realizaron en el país del Norte. En ese sentido, Lynda Fernández, vicepresidente de Relaciones Públicas de Miami Realtors, reveló que “a principios de este año, la National Association of Realtors (el ente nacional que los nuclea) nombró a Miami como Top Turnaround Town por ser el primer mercado en recuperarse y por contribuir a la recuperación y la estabilidad del sector inmobiliario en el país”. Los inversores se inclinan por inmuebles ubicados sobre la playa, ya sea en Key Biscayne, South Beach y Miami Beach, pasando por Bal Harbour, Sunny Isles, Aventura y e incluso en Fort Lauderdale, West Palm Beach y Palm Beach. Los precios de los inmuebles están en promedio en $340.653, “pero obviamente hay todo tipo de precios”, señaló Fernández. Proyecciones para el futuro La proyección de los especialistas es que el mercado de bienes raíces de Miami seguirá siendo muy dinámico en los próximos años, no sólo por el atractivo que representa para inversores extranjeros, sino por algunas condiciones físicas de Miami. En primer lugar, no hay mucho más lugar para nuevas construcciones, ya que hacia el Este están limitados por los pantanos (Everglades) y al Este por el mar. Así que las existentes no perderán su valor actual, mientras que otras se verán sobrevaluadas porque se encuentran en zonas muy demandadas. Algo similar ha ocurrido y ocurrirá con los loteos sin construcción. Su posición estratégica que le permite estar cerca de Europa y de América Latina posibilita que inversores extranjeros visualicen a Miami como una ciudad cercana, al tiempo que los latinos, por vínculos culturales y afectivos, “se sienten como en casa”.