¿Cómo surgió el barrio más chic de Miami?

La construcción, por fin, está a punto de terminarse.

Casi 25 años después de que el urbanista Craig Robins erigió su primera propiedad en el aquel entonces asolado distrito destinado a los diseñadores de interiores, la más reciente expansión del Miami Design District, a un costo de $1,400 millones, está casi completa.

Las barricadas y camiones de cemento que ocupaban la Primera Avenida del Noreste desaparecieron. Ya abrieron las calles que estaban bloqueadas al tráfico, así como las aceras y espacios para pasear a pie por la zona. Las instalaciones de arte y las plazas ya están abiertas al público. Robins mantuvo en el Design District algunas joyas históricas como el Moore Building, que fue construido en 1921, mezclándose con edificios modernistas, fachadas espectaculares e instalaciones de arte como la cúpula diseñada por Buckminster Fuller, que es lo suficientemente grande como para caminar a través de ella.

Se han abierto dos nuevos museos gratis para el público, además de tiendas de lujo como Gucci y Rag & Bone. El restaurante cubano Estefan Kitchen está abierto desde marzo de 2017, sirviendo frijoles negros y ropa vieja con música en vivo. El Nite Owl Theater muestra desde agosto películas de culto y clásicas.

Hay más atracciones en camino, incluyendo cuatro restaurantes de celebridades y un estacionamiento de siete pisos con fachadas alocadas y fotogénicas diseñadas por seis artistas diferentes.

Pero a pesar de la atención de importantes medios de comunicación como The New York Times y Vogue, conciertos semanales gratuitos y eventos mensuales para la familia, el Design District de Miami sigue siendo una celebridad desconocida en su propia ciudad natal. El Design District abarca 18 cuadras al norte del downtown de Miami, desde NE 38 hasta 42 Street entre N Miami Ave. y Biscayne Blvd.

“Hay un desafío para dar a conocer lo que se está haciendo”, dijo Robins, director ejecutivo y presidente de desarrollo de Dacra, que actualmente posee 900,000 pies cuadrados de propiedades en el Design District de 25 acres. “Podríamos haber comprado un millón de anuncios lumínicos y haber puesto ‘Somos el Design District’. Pero el Design District es autenticidad. Tienes que seguir siendo quien eres y esperar que, con el tiempo, atraigas a más y más personas. Estamos poniendo señales para atraerte, pero tienes que venir y descubrirlo por tu cuenta”.

Pero Robins espera que estos eventos atraigan a los residentes locales que ven al Design District como un lugar para gastar miles de dólares en un bolso de Louis Vuitton. Él quiere que sepan que también pueden ver obras originales de Andy Warhol y Roy Lichtenstein de forma gratuita, comerse un sándwich o un burrito en el informal café OTL o disfrutar de un cono de helado servido por uno de los chefs más conocidos de Miami.

Un tipo diferente de tiendas

Los críticos y los competidores dicen que el Design District no cumple con su potencial como centro de tiendas minoristas. Actualmente, la zona alberga más de 80 tiendas y boutiques y 70 salas de diseño para el hogar. Pero ese mercado tradicional de fuertes ventas –con clientes llevando montones de bolsas con compras mientras pasean por las calles– es relativamente raro.

Hace poco, un sábado por la noche, se veían pocos peatones en las plazas del vecindario. Las mesas vacías en los restaurantes eran abundantes. Esas hermosas y relucientes tiendas estaban en su mayoría vacías.

Eso es inusual en la escena del mercado minorista de Miami-Dade, que es uno de los más robustos en Estados Unidos. En general, las ventas del 2016 alcanzaron los $55,000 millones, según el informe de las ventas en Miami del otoño realizado por Cushman & Wakefield. El centro comercial más popular de la nación, Bal Harbour Shops, tuvo ventas de $3,185 por pie cuadrado, según un ranking del 2016 realizado por la firma de investigación Green Street Advisors, a pesar de la feroz competencia que llevó a algunos famosos minoristas a abandonar Bal Harbour por el Design District.

como-surgio-el-barrio-mas-chic-de-miami

Pasticceria Marchesi, una de las reposterías más antiguas de Milán, abrió su primer local dedicado a los tradicionales helados italianos en el Design District de Miami.

Pero algunos expertos dicen que es demasiado pronto para juzgar el crecimiento del Design District, porque el área sigue siendo un proyecto en progreso. En los próximos seis meses llegarán cuatro nuevos restaurantes de las estrellas culinarias Brad Kilgore, Joël Robuchon y Jean-Georges Vongerichten. También vendrá una gran cadena de salón restaurantes, St. Roch Market, con 12 restaurantes. Las tiendas Dolce & Gabbana, Balenciaga y Céline debutarán pronto. Se dice que una superestrella de la música y el cine está considerando lanzar allí su propio restaurante.

“La creación de un vecindario es un proceso: no ocurre de la noche a la mañana”, dijo Tony Cho, fundador y director ejecutivo de Metro 1, cuya oficina tiene su sede en la cercana Edgewater. “No se puede esperar ver mucho tráfico mientras el lugar todavía está en construcción. El Design District es un proyecto de varios años y de varias fases. Craig está haciendo lo correcto y manteniendo bajos los costos de estacionamiento”.

Un análisis publicado esta semana por Fung Global Retail & Technology citó las compras de ocio –tiendas rodeadas de restaurantes, lugares de entretenimiento y negocios de servicios– como una de las mayores áreas de crecimiento potencial para la industria minorista. Eso le daría a la localidad del Design District una clara ventaja sobre los centros comerciales tradicionales.

“Me encanta ver lo que le sucede a un vecindario cuando es realmente un laboratorio creativo y no solo un centro comercial”, dijo Robins. “Las personas que vienen aquí ven que es algo único. Esto es algo que no se puede experimentar en un centro comercial. Esto solo puede suceder en un entorno urbano real”.

como-surgio-el-barrio-mas-chic-de-miami

Craig Robins, presidente de DACRA, observa una muestra del Urs Fischer mientras pasea por el Design District.

Otro dato que también favorece al Design District: su alquiler promedio por pie cuadrado es de $163, que es más alto que Coral Gables ($53) o Brickell Avenue ($110), pero menos que Bal Harbour ($300) y Aventura ($200).

A pesar del cronograma de construcción del trabajo en curso durante la última década, las mejoras del Design District han ayudado a elevar el valor de las propiedades en las áreas cercanas. El precio medio de las viviendas unifamiliares en el código postal 33137 –que incluye Buena Vista, el vecindario residencial directamente al norte y este de la zona– aumentó más del doble entre el 2012 y el 2017, disparándose un 136 por ciento de $248,438 a $587,450, según Property Shark.

Stephen Rutchik, vicepresidente ejecutivo de Colliers International, espera que el Design District también ayude a atraer inquilinos al cercano Gateway at Wynwood, hogar de 200,000 pies cuadrados de espacio para oficinas en North Miami Avenue y la 29 calle del Noroeste, que se espera que abra en el 2019.

“Cualquiera de estos tres distritos por sí solo, Wynwood, Midtown o el Design District, no sería compatible con este espacio de oficinas”, dijo Rutchik. “Es la masa crítica que proviene de esos tres barrios combinados lo que hace que los inquilinos miren más allá del núcleo urbano. El Design District ha alcanzado su punto de inflexión: ha ayudado a elevar los cimientos de Miami”.

Aumentan las ventas

Dentro del Design District, las ventas van en la dirección correcta, dijo Robins. Aunque las tiendas individuales no revelan los ingresos, Robins dijo que más de una docena de minoristas informaron un aumento interanual del 50-100 por ciento en las ventas en enero del 2018. La cantidad de vehículos que se estacionaron dentro del garaje de City View (que intencionalmente tiene precios bajos, a $3 por cuatro horas, para alentar a los visitantes) ha aumentado un 50 por ciento por mes desde junio del 2017 (con la excepción de septiembre, debido al huracán Irma). Ellen Salpeter, directora del Instituto de Arte Contemporáneo de Miami, dijo que el museo atrajo a 30,000 visitantes desde que abrió sus puertas en diciembre.

Y a pesar de que la tienda insignia gigante de Hermès (una de las tres que hay en Estados Unidos) a veces se ve vacía, estas marcas internacionales están jugando un papel a más largo plazo que las tiendas minoristas tradicionales. Ellos tienen los recursos, y la intención, de esperar hasta que el Design District alcance su esplendor. Para entonces, ya estarán ocupando ubicaciones privilegiadas y disfrutando de la máxima visibilidad.

El presidente de Hermès, Robert Chávez, dijo que una tienda insignia en Miami “nos permite manifestar la marca de una manera muy especial y única. Nos encanta ser ‘pioneros’ en nuevas ubicaciones, y nos asociamos con Craig por su visión. Podemos expandir nuestro surtido y ofertas a nuestros clientes con más espacio, y también podemos ofrecer una experiencia de compras más especial con mayor comodidad y amenidades”.

Chávez también dijo que sus ventas en la tienda de 13,000 pies cuadrados del Design District son 40 por ciento más altas que durante el último año en su boutique anterior de 4,300 pies cuadrados en Bal Harbour Shops, que se cerró en el 2012.

El arte y los bienes raíces

Robins comenzó su carrera en bienes raíces con una inversión de $20,000 con el difunto urbanizador Tony Goldman en 1986. Usaron el dinero para invertir en dos edificios en la Quinta Avenida de la entonces adormecida South Beach. Pero antes de que se completara la revitalización de South Beach, Robins ya trabajaba en sus siguientes proyectos, en el lugar del antiguo St. Francis Hospital de Miami Beach y en el Design District.

“En aquel entonces, allí había principalmente tiendas de muebles”, dijo Brian L. Bilzin, socio fundador de la firma de abogados Bilzin Sumberg, quien ha representado a Dacra en varios proyectos de desarrollo. “Siempre fue su visión convertir el Design District en una comunidad y un destino”.

como-surgio-el-barrio-mas-chic-de-miami

La escultura ‘Survival of Serena [La supervivencia de Serena]’ de la artista Carole Feuerman se muestra en una calle del Design District.

Lo han ayudado. Actualmente, Dacra es copropietario del 70 por ciento del Design District con una unidad de inversión del fabricante francés de productos LVMH y General Growth Properties, la firma estadounidense que también es propietaria de Bayside Marketplace y Shops en Merrick Park. El 30 por ciento restante del Design District es propiedad de varios inversionistas. Robins supervisa sus operaciones diarias.

Robins siempre ha mezclado propiedades inmobiliarias con el arte. Uno de sus primeros inquilinos de South Beach fue el artista Keith Haring. En la ubicación del hospital anterior, Dacra Development trajo a los diseñadores de planificación urbana Andres Duany y Elizabeth Plater-Zyberk para crear Aqua, una isla con facilidades para los peatones –con casas adosadas y edificios de apartamentos– diseñada por varios arquitectos.

El énfasis del Design District en la cultura y el entretenimiento ya está cosechando beneficios inesperados. La cineasta Harmony Korine (Spring Breakers) está editando su comedia The Beach Bum, filmada en Miami, protagonizada por Matthew McConaughey y Zac Efron, en un espacio del Design District. También aceptó colaborar con Nayib Estefan, fundador de Secret Celluloid Society, en un festival retrospectivo en el Teatro Nite Owl.

“Craig ha convertido el Design District en un lugar muy interesante y creativo donde chocan muchos mundos diferentes”, dijo Korine durante una pausa reciente en la edición del filme. “Me gusta el ambiente aquí, la forma en que se ve y se siente. Es una especie de patio de juegos creativo. Hay obras de arte, cafeterías y ropa”.

Y queda mucho más por venir, incluidos dos hoteles que se completarán en el 2020. Una urbanización residencial es prácticamente inevitable.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/

¿Cómo surgió el barrio más chic de Miami?
5 (100%) 2 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.