Proyecto de MIA se mantiene con vida

Un proyecto de construcción estancado en el Aeropuerto Internacional de Miami sobrevivió el miércoles una votación en el Ayuntamiento del Condado Miami-Dade que puso de manifiesto tensiones étnicas entre un par de comisionados.

mia

Ya pueden continuar las negociaciones finales con el contratista Odebrecht USA para construir Airport City, un proyecto de hotel y espacio comercial en alrededor de nueve acres de terreno en el aeropuerto que es propiedad del Condado.

El comisionado Esteban “Steve” Bovo trató de retardar el acuerdo, que está en proceso desde el 2008, pidiendo a la administración del alcalde Carlos Giménez que examinara alternativas potenciales para la ubicación. Bovo tiene en la mirilla a Odebrecht USA desde que supo hace algunos años que una afiliada de su compañía madre brasileña trabaja en Cuba.

La propuesta de Bovo pereció en una votación empatada luego de una riña que siguió a la sugerencia del comisionado Javier Souto de que la junta debería tratar de no provocar la indignación de la comunidad cubanoamericana, dado el papel del exilio cubano en el condado.

“Los latinos aquí pagan más impuestos percápita que todo el resto”, dijo Souto. “Y, de los latinos, la comunidad preponderante es la comunidad cubana. El que no sepa eso, es que no sabe dónde está viviendo”.

Miami es lo que es en la actualidad, agregó, “gracias a los cubanos que vinieron aquí”.

“No deberíamos jugar con los sentimientos de las comunidades, en especial de las minorías”, dijo Souto, quien es cubanoamericano.

Sus observaciones provocaron una sonora reprimenda de parte del comisionado Dennis Moss, quien es afroamericano, y quien calificó a los comentarios de Souto de “ofensivos”.

“Eso es una de las cosas que están mal en el condado Miami-Dade“, dijo, alzando la voz con indignación. “Nunca tenemos en cuenta la justicia. Sólo tenemos en cuenta el poder y el dinero”.

“Los negros construyeron esta comunidad”, agregó. “Decir simplemente que, bueno, los latinos llegaron a este pueblo, y, de pronto, este pueblo es lo que es, a mí eso me molesta. Mis ancestros estaban ayudando a construir esta comunidad mientras la otra gente estaba en otros lugares”.

Tratando de calmar las cosas, la presidenta de la Comisión Rebeca Sosa dijo: “Somos una sola comunidad”.

El desagradable incidente hizo olvidar el debate anterior sobre la propuesta de Bovo. El no presentó argumento alguno en contra de Odebrecht USA, a la que llamó una “asociada extraordinaria” en proyectos anteriores del condado. Pero dijo que los comisionados tenían el deber de buscar el mejor acuerdo posible para beneficio de sus constituyentes.

“Solamente tenemos una oportunidad de hacer estas cosas”, dijo. “Por desgracia, nuestro historial de lidiar con otras entidades cuando tenemos algo que ellas quieren —ya sea un estadio o lo que sea—, nuestro historial no es el mejor”.

El director de Aviación Emilio González pidió el mes pasado a los comisionados que redujeran el proyecto original de Airport City, el cual tenía un costo de $512 millones. En lugar de 33 acres que incluirían además espacio para oficinas y salas de conferencias, el proyecto se limitaría a nueve acres para un hotel y un centro comercial justo al este de los estacionamientos y terminales de MIA.

Odebrecht USA aceptó el cambio el mes pasado, y acordó dar mejores términos al Condado a fines del pasado año. La firma financiaría de modo privado la construcción y dividiría el arrendamiento con Miami-Dade, que seguiría siendo propietario del terreno.

No obstante, el vicealcalde Jack Osterholt admitió el miércoles: “Aunque estemos sentados aquí, no sé si nos consideramos listos para decirles cuáles son los usos mejores y más adecuados para esas dos propiedades”.

El habló en nombre de la administración porque el alcalde estaba enfermo y no pudo asistir.

Ejecutivos de Odebrecht USA y sus abogados asistieron todo el día a la reunión de la comisión esperando por los resultados de la votación, pero no intervinieron en la misma.

Se suponía que los comisionados estudiaran una segunda propuesta de Moss, en competencia con la anterior, que hubiera obligado a la administración a presentar los acuerdos de Airport City a la comisión en un plazo de tres meses. Bovo usó un procedimiento oficial para posponer la votación sobre esa medida por otras dos semanas.

La resolución del propio Bovo de posponer el acuerdo con Odebrecht pereció en una votación de 6-6. A favor votaron Bovo, Sosa, la vicepresidenta Lynda Bell y los comisionados Sally Heyman, José “Pepe” Díaz y Souto. Moss y los comisionados Bruno Barreiro, Audrey Edmonson, Barbara Jordan, Jean Monestime y Xavier Suárez votaron en contra.

El comisionado Juan C. Zapata, quien hubiera roto el empate, no estuvo presente en la votación.

Fuente:  ElNuevoHerald.com