Objetivo Miami, primer paso; escoger un buen abogado de inmigración

Si estás pensando en Emigrar, invertir o mantener relaciones comerciales en Miami, uno de los aspectos transversales a tomar en cuenta es recibir la asesoría legal adecuada en manos de un buen abogado. Tres tipos de profesionales se hacen notar y que destacan en el día a día de anuncios de TV, Radio, y panfletos por doquier: realtors, dealers, y lawyers. Los primeros quienes te venden la casa o apartamento, los segundos quienes te venden el vehículo, y por último y no menos importante; los abogados que te ayudarán con los procesos de inmigración, sin tocar el tema de las demandas por diferentes motivos, entre ellos accidentes de tránsito o trabajo.

Un buen abogado de inmigración es como un buen mecánico

Tener las condiciones para migrar de manera legal y poder residir en Estados Unidos de manera permanente, no es fácil y amerita la mirada experimentada de un profesional con años de experiencia y sobre todo con casos de éxito entre manos, pues hay que cumplir con una serie de requisitos según sean los objetivos y posibilidades de la persona o familia inmigrante. Obtener cualquier tipo de visa que permita residir y trabajar o mantener negocios, así como obtener la Green Card como son la meta principal y uno de los grandes logros de cualquier inmigrante, esto le permitirá vivir y trabajar para cualquier empleador tranquilamente en los Estados Unidos, sin problema alguno, siempre y cuando tenga las calificaciones profesionales, académicas y de experiencia adecuadas.

Perder el Estatus Legal: no es una opción

Para saber un poco más del tema. Le hicimos una pequeña entrevista a un prestigioso abogado, al reconocido y exitoso abogado Gil Brito, especialista en las visas de talento especial O1, visa otorgada a personas con habilidades extraordinarias en el mundo de las artes, deportes y personalidades destacadas en los negocios con un aporte innovador. Brito coincide con el resto de sus colegas en que jamás, bajo ninguna circunstancia se debe considerar como una posibilidad perder el Estatus Legal, es decir no quedarse como inmigrante ilegal en los Estados Unidos. Ya que un abogado es nada lo que puede hacer al respecto, o como decimos en Colombia; quedar ilegales “a la buena de Dios” y a su propia suerte, entre ellas las posibilidades de ser deportados en cualquier momento, es el peor de los errores, lo que significa además cerrarse las puertas.

Pero no son pocos los que están en esta situación, se calcula que el 3,5% de la población de Estados Unidos reside de manera ilegal esto sería una población estimada de 11,3 millones de sus habitantes indocumentados. Sus orígenes y procedencias son diversas: México, Centroamérica, Asia, el Caribe y algunos países del medio oriente.

Es bueno escuchar a los amigos, pero sobre todo entreviste a su abogado.

Es así, anote todas las preguntas y dudas que tenga con antelación, porque no hay nada más ocupado que un abogado de inmigración, sobre todo los buenos. Usualmente, un buen abogado cobra la primera consulta, esto para filtrar a las personas que todavía no se acostumbran a valorar el tiempo de los profesionales y no terminan siendo clientes, porque van saltando de abogado en abogado, quizás no buscando al mejor sino al más barato.

 Lo barato sale caro, y no planificar es un grave error

Por lo regular existen muchos profesionales de las leyes que especulan y juegan con la terrible ignorancia y preocupación que por desconocimiento tienen los que buscan una “visa para un sueño”. Si bien es cierto que los costos de un buen abogado no son nada accesibles para todos, también es cierto, que para muchos, el dinero a invertir puede significar, parte o casi todo lo que tengan como capital líquido. Claro, migrar a “la buena de Dios” inevitablemente les va a traer dolor de cabeza a cualquiera que no sepa seguir las recomendaciones de tipo legal, comercial o de inversión en cualquier índole.

Los arquitectos de este sueño, son ustedes estimados lectores, pero es un buen abogado, quien les indicará el plano y la estrategia para construir este sueño. Así cualquier inversión que se haga estará enmarcada en una estrategia acertada que sume a los esfuerzos en conjunto.

El mejor preámbulo para la gran inversión que significa vivir en Estados Unidos, es tener el respaldo de una permanencia legal adecuada a nuestros intereses, capacidades y habilidades.

Porque luego de tener un techo donde vivir, la otra gran conquista es poder conciliar el sueño sin preocupaciones ni dolores de cabeza.

Escrito por: Adrián Peláez
TWITTER: @PAISA7
YOUTUBE: HTTPS://WWW.YOUTUBE.COM/USER/JOHANSPELAEZ
Objetivo Miami, primer paso; escoger un buen abogado de inmigración
4.7 (93.33%) 3 voto[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *