Miami sigue atrayendo a los inversores latinoamericanos

Impulsado por las inversiones sudamericanas -venezolanas, argentinas y brasileñas, principalmente- y europeas, el mercado de viviendas de lujo en Miami vivió un «boom» en los últimos años que dejó en el olvido la crisis de 2009. A diferencia de otras ciudades estadounidenses, en la Ciudad del Sol el crecimiento no estuvo atado al crédito, sino que se dio con compras de extranjeros -responsables del 95% de las compras en algunas zonas-, que en la mayoría de los casos fueron al contado.

miami-inversion-latinos
Ahora, tras registrar un crecimiento del 10% en 2014 según la Asociación de Bienes Raíces de Miami, este año el mercado parece haber estar expectante. ¿Una nueva burbuja que estalla? «Eso es un cuento», afirma la asesora inmobiliaria Claudia Stocki, y explica: si bien «esto ya no es el boom de años atrás», en el condado de Miami-Dade «aún hay un mercado de lujo muy grande». En efecto, de acuerdo con un informe elaborado por Integra Realty Resources Inc., más que el estallido de una burbuja, lo que hay es “un período de crecimiento más lento durante el próximo año o año y medio mientras el mercado se estabiliza». En otras palabras, “una corrección saludable”.
«El real estate tiene ciclos, a veces baja y sube. Pero este es un ciclo de bonanza, hay que meterle la mano», dice Stocki, y explica que la ciudad ha realizado en los últimnos años una inversión millonaria en infraestructura -un nuevo tunel hacia el puerto, renovación de puentes y señalización vial, por ejemplo-, y se benificiará además de la ampliación del canal de Panamá, por lo que se espera que en los próximos años se mantenga la actividad turística y el tráfico comercial, sosteniendo los niveles de actividad económica. ¿Elimina eso la posibilidad de estallido de una burbuja inmobiliaria? No, pero sí la limita, lo mismo que el hecho de que, a diferencia de la crisis de las hipotecas de 2008, el desarrollo inmobiliario de los últimos años no estuvo atado a hipotecas subprime, sino a compras en firme de latinoamericanos que encontraron en Miami estabilidad económica para sus inversiones.
INVERSORES SUDAMERICANOS IMPULSARON UN «BOOM» EN INMUEBLES DE LUJO
Para los extranjeros, «invertir en ladrillos en Miami sigue siendo negocio: ponen el 50%, el otro lo financian al 4% o 3,5%, una tasa ridícula, en muchos casos compran por 200.000 dólares casas a refaccionar y en un año y medio las venden a 350.000 o 400.000 dólares«, cuenta la asesora inmobiliaria. Además, Miami es una de las ciudades más caras de Estados Unidos para vivir, por lo que la renta que los inversionistas consiguen también lo son. «En la zona de Bal Harbor, un cuarto -no un apartamento: sólo un cuarto- puede llegar a costar 1.600 dólares», añade.
Si bien la escalada del dólar ha frenado las compras de los latinoamericanos, Stocki explica que la relación de los argentinos con Miami «va más allá»: «a los argentinos le gusta comprar en Miami, y más hacer negocios».
Ya consolidada como centro financiero, comercial e industrial, Miami implementó un multimillonario plan de inversión en infraestructura, de modo que el apacible destino de los estadounidenses en sus años de retiro se ha convertido en una vibrante metrópolis cosmopolitade las América. Los prodigios de la naturaleza que dieron a Miami un clima envidible y playas de ensueño fue acompañado por incentivos para la radicación de inversiones que dio como resultado una serie de anuncios de inversiones cuyo último capítulo es el American Dream Miami, el centro comercial más grande de los Estados Unidos, que generará hasta 25.000 puestos de trabajo, con una inversión de 4.000 millones de dólares.
Califique el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *