Escuelas de Miami abrirán sus puertas a estudiantes de Puerto Rico afectados por María

Cuando el huracán Irma azotó a Puerto Rico hace dos semanas, unas 600 escuelas se quedaron sin electricidad y cerca de 400 sin agua potable. En momentos en que el huracán María asoló a la isla la semana pasada, 20 escuelas no habían vuelto a abrir.

Ahora, con falta de electricidad en todo el país, los caminos, calles y carreteras intransitables e inundaciones por todas partes, podría demorar semanas, quizás meses, para que los 350,000 estudiantes de Puerto Rico regresen a las aulas.

El Distrito Escolar de Miami-Dade se está preparando para una llegada masiva de estudiantes desplazados. Se cree que los muchachos podrían ser enviados a vivir con familiares o familias enteras se mudarían de la isla, al menos temporalmente.

“Todo el que tenga familiares en la isla no querrá que los muchachos pasen tanto tiempo sin asistir a la escuela”, dijo Alberto Carvalho, superintendente escolar de Miami-Dade. “Creo que es muy probable que veamos una gran ola de alumnos que vendrían estudiar en nuestra zona”, agregó Carvalho.

Mari Corugedo, directora de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos de la Florida, concordó en que las escuelas del sur de la Florida, Orlando y Tampa deberían prepararse para una ola de alumnos puertorriqueños, que como ciudadanos norteamericanos pueden mudarse a cualquier parte del país.

Puerto Rico todavía no ha evaluado los daños sufridos por las escuelas tras el paso de las tormentas. La secretaria de Educación, Julia Keleher, dijo que todavía no tiene fecha para que los planteles vuelvan a abrir.

De cualquier modo, Keleher dijo sentirse optimista de que las familias mantengan a sus hijos en las escuelas puertorriqueñas, que su oficina está en el proceso de evaluar. Keleher dijo que el gobierno podría decidir cambiar el calendario escolar para recuperar el tiempo perdido o reubicar a algunos de los estudiantes en planteles que estén listos para reanudar sus labores más rápido que otros.

Cada crisis que sufre América Latina significa una ola de nuevos alumnos en el sur de la Florida, y los huracanes María e e Irma no serán la excepción.

En los últimos años, un sinfín de familias venezolanas han llegado a Miami-Dade huyendo de la situación que vive el país sudamericano, que sufre graves problemas políticos y económicos.

Sin embargo, en el caso de Puerto Rico, el éxodo comenzó antes que la isla fuera afectada por las dos tormentas, debido a la grave crisis económica que atraviesa el país desde hace tiempo. Aunque durante muchos años, Nueva York, Chicago y Filadelfia han sido los destinos tradicionales de los puertorriqueños, los nacidos en la Isla del Encanto se establecen cada vez más con más frecuencia en la Florida. Más de 100,000 puertorriqueños viven en Miami-Dade y más de un millón se han establecido en la Florida, principalmente en las zonas de Orlando y Tampa.

Los que decidieron quedarse en la isla después de la tormenta necesitan una ayuda extra, dijo Corugedo. “Hay una enorme necesidad en la isla y tenemos que tenderles una mano”, afirmó.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/

Califique el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *