¿Qué debe tener en cuenta si va a comprar un condominio en Miami?

Conozca los consejos principales si usted esta considerando invertir en un condominio en la ciudad de Miami.

1. Siempre hay un buen momento para comprar: ​En el momento mismo en que escribo esto, los precios de los condominios parecen haberse nivelado hasta cierto punto. Cuando los compradores son serios, ellos prestan atención a las condiciones de mercado y las ventas más recientes, y ponen precio a sus unidades de forma adecuada. A algunos lectores podrá sorprenderles enterarse de que la diferencia entre el precio inicial y el precio final de venta (en el mercado de condominios) es ahora mismo de menos de 5 por ciento. Los compradores deberán entender esto, y estar listos para hacer ofertas apropiadas y legítimas. Las propiedades con un precio adecuado no están durando ahora más de dos o tres meses en el mercado.

2. Es probable que este sea el mejor momento para comprar condominios de nueva construcción: ​Existe un volumen de inventario increíble en el mercado de condominios, tanto de parte de los constructores como de los compradores originales. (De hecho, hay tantas reventas que los precios de los condominios de nueva construcción están casi al nivel de lo que estaba la compra de condominios de reconstrucción hace tres o cuatro años.) Los compradores serios de condominios de nueva construcción ahora pueden ver, sentir y oler lo que es nuevo de paquete, y luego tomarse su tiempo para buscar la opción perfecta.

Por ejemplo, yo tuve un cliente que había estado tratando de comprar un condominio de preconstrucción durante los últimos tres años. Dos años atrás, cuando Aqualina y Regalia era las únicas urbanizaciones disponibles en el área que él quería, hicimos un par de ofertas en esos edificios que acabaron por no ser aceptadas. Cuando lo llevé el año pasado al Château Beach (donde él podía una vez más sentir y ver lo que iba a recibir) él compró de inmediato una unidad en ese proyecto.

3. Siempre tenga en cuenta la posibilidad de tener múltiples abogados: ​Yo trato a mis compradores como me gustaría que me trataran a mí: con honestidad y con una transparencia total. No obstante, y desafortunadamente, nuestro negocio atrae a todo tipo de personas, de modo que yo siempre, siempre, siempre recomiendo a mis clientes que entrevisten y escojan dos o hasta tres abogados para que los representen en su transacción. Yo quiero que ellos entiendan exactamente la manera en que van a comprar sus unidades, las complejidades de los contratos, y todo lo que está incluido en sus costos mensuales.

Esto es cierto en particular en relación a los compradores internacionales con quienes trabajo, los cuales pueden no estar muy familiarizados con las leyes inmobiliarias de Estados Unidos. En estos casos, yo les busco profesionales del campo legal y del campo de los impuestos que puedan hablar con fluidez en sus respectivos idiomas. Yo quiero que ellos entiendan todo lo que se refiere a su compra, y que entren en ella con los ojos bien abiertos.

4. No asuma que los vendedores están de luto o que están desesperados: Este es un error común y fatal, y uno con el que tengo que lidiar demasiado a menudo. A veces, los reportajes de prensa sobre el mercado de condominios en Miami pueden ser de una negatividad abrumadora, y los compradores empiezan a hacer jugadas demasiado arriesgadas.

Aunque puede que este sea un mercado ideal para los compradores, eso no quiere decir que no sea duro de pelar, y me he dado cuenta de que la mayoría de los vendedores están bajando del reino de fantasía en que estaban y ponen precios más competitivos a sus unidades. Además, las ofertas muy bajas pueden hacer que los vendedores se sientan realmente insultados, y eso hace que los compradores pierdan oportunidades excelentes.

5. Escuche a su agente inmobiliario, y no a los websites independientes: Yo no soy el tipo de agente que resta importancia por completo a los populares websites de búsqueda de viviendas y de estimado de valor. Estos servicios tienen su lugar, y en ciertos casos pueden ser útiles para dar una idea aproximada del valor de una vivienda en particular.

Pero los agentes inmobiliarios activos como yo somos seres humanos reales que vivimos en el mundo real y podemos tener en cuenta factores (presiones de mercado, mejoras a las propiedades, motivación del comprador o el vendedor, y comparaciones recientes con las viviendas vecinas) que estos servicios simplemente no tienen modo de conocer. De hecho, cuando se trabaja en un mercado único en su género como el de Miami, tenemos además que tener en cuenta factores tales como política global, los altibajos de la moneda, los problemas de los seguros y la reputación de los urbanizadores a la hora de sopesar el valor de mercado de una propiedad.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *