Comprar casas en Miami: 8 razones para invertir en la Ciudad Mágica

Pasar una temporada en Miami es una experiencia placentera, excepto cuando llega el momento de irse. Siempre queremos quedarnos un poco más. Por eso, para muchos empresarios y profesionales de los negocios, mantener un pie en “la Ciudad Mágica”, es una aspiración. Hoy, gracias a la transformación del mercado inmobiliario, comprar casas en Miami, no solo es parte de un sueño. También es una decisión estratégica para capitalizar el patrimonio familiar. 

De acuerdo con la BBC, “desde hace años, Miami es un paraíso de sol, playa, fiesta y compras. Pero la capital más latina de Estados Unidos no sólo atrae a turistas, sino también a latinos profesionales y pudientes que buscan proteger sus inversiones y una vida tranquila”. El mercado de casa en Miami ha cambiado, y por eso, “Mexicanos, Colombianos, Argentinos, venezolanos y brasileños, entre otros, han encontrado en Miami un refugio para sus inversiones dada la inestabilidad de sus países”. Conoce más sobre la evolución del lugar aquí.

Esto, la convierte en una alternativa frente a los grandes polos de desarrollos en las costas de Estados Unidos. La gran ventaja está en las oportunidades que ofrece un mercado inmobiliario que aún no alcanza su techo. Las alternativas de desarrollo e inversión son enormes. Por eso, aquí le damos 8 razones para comprar casas en Miami.  

1. Una población creciente y activa

Con poco menos de 500 mil habitantes, podría pensarse que Miami es una ciudad relativamente pequeña. Sin embargo, lo cierto es que se trata del corazón del Área Metropolitana del Sur de la Florida. Es la famosa “Costa Dorada”. Fort Lauderdale, Boca Ratón, West Palm Beach y Miami Beach son algunas de las ciudades que rodean a Miami. Juntas, suman más de 6 millones de personas. De ellas, son cientos de miles las que todos los días se desplazan de un lugar a otro para ir a sus trabajos, atender sus negocios o vivir la vida placentera de la playa. (World Population Review, 2020)  Miami y su área metropolitana conforman el octavo centro urbano más grande de Estados Unidos. Esto se traduce en un mercado inmobiliario dinámico, con vida propia y en constante evolución. Allí, el apetito por adquirir casa o la demanda por rentar un apartamento, nunca se detiene.

2. Turismo, pero también negocios

Durante el primer semestre de 2019, la Florida rompió un nuevo récord en visitantes. En total, fueron 68 millones las personas que visitaron el estado, de las cuales más de 7 millones fueron ciudadanos extranjeros, y su principal destino, fue Miami y su área metropolitana. Pero este ha dejado de ser un lugar exclusivo para el ocio y el descanso, y ahora es también una ciudad de negocios.  De acuerdo con la revista Forbes y Biz2Credit, Miami es la ciudad número uno de Estados Unidos para el crecimiento de las pequeñas empresas y nuevos negocios. Esta fue seleccionada gracias a sus ingresos anuales (USD $64.540 en promedio por hogar), su capacidad productiva, y su puntaje crediticio. Actividades como el comercio internacional, las telecomunicaciones, y los servicios financieros, hacen de Miami el pilar económico del sureste norteamericano.  

3. Rentar, rentar y rentar casas en Miami

De acuerdo con AirDNA, en promedio las casas en Miami que se rentan a través de plataformas digitales reciben ingresos diarios por $171 USD. En los últimos 12 meses, los propietarios obtuvieron una media de $2,344 mensual, con picos de $3,500 durante las temporadas altas de vacacionales. Esta es una opción cada vez más preferida no solo por turistas, sino también para visitantes de negocios. En mucho casos, incluso, se trata de una estrategia para sus viajes corporativos. Las grandes empresas y los viajeros frecuentes, hacen tratos de largo plazo para llegar siempre al mismo departamento.  

4. Un crecimiento significativo

Según el reporte “Emerging Trends in Real Estate 2020” de Pricewaterhouse Coopers, la demanda de los inversionistas por casas en Miami, se mantendrá en crecimiento. Allí, el volumen de inversiones corresponde al 1.4% del total nacional. Esto es casi el doble de lo que representa su población para el país.

Este panorama, sumado a su composición demográfica altamente hispana, le ha ganado el título de “capital latinoamericana de facto”. El reporte, señala algunas de sus fuentes de éxito como la conexión global a través de puertos y aeropuertos. También, resalta su reconocimiento de marca a nivel internacional y ahora, global.

5. Precios más accesibles

Si bien California o Nueva York seguirán siendo polos de desarrollo, es posible encontrar casas en Miami de igual calidad y beneficios, pero mucho más accesibles. En Silicon Valley o en la Gran Manzana, se enfrentan a grandes limitantes de crecimiento. Allí no pueden expandir su oferta de bienes raíces al igual que en la Florida. Las bahías o ríos que los rodean, así como los parques nacionales, son fronteras naturales. A esto, se le suman las regulaciones en algunas zonas para no construir edificios demasiado altos. Esto hace de sus mercados inmobiliarios opciones mucho más costosas. En contraste, adquirir casas en Miami, resulta mucho más asequible y rentable.

6. Valorización y transformación

En 2019, la valorización de los bienes inmuebles en Miami llegó a tasas cercanas al 3%. Mientras tanto, los precios de mercado de las casas aumentaron cerca del 1%. Desde 2015, el precio promedio ha sido de entre $300 mil y $370 mil dólares. Así mismo, el precio promedio del metro cuadrado es de $4.000. Las opciones en las zonas menos céntricas del Área Metropolitana del Sur de la Florida, pueden llegar a un poco más de la mitad: $2.000. Alternativas como un buen crédito hipotecario para apalancar la inversión, hacen de este un gran negocio. 

7. Más del 70% de la población, renta

Al menos dos tercios de los residentes de Miami, prefieren rentar casa. Esta dinámica responde a la naturaleza de la actividad económica de la ciudad. En la mayoría de los casos, existen picos de demanda de acuerdo a las temporadas vacacionales. Por esta razón, muchos inversionistas han implementado nuevos modelos de negocio. Algunos suelen transformar grandes inmuebles en unidades más pequeñas, listas para la renta por temporadas. 

8. Impuestos de propiedad y renta bajos

A diferencia de otras grandes ciudades y zonas metropolitanas, el mercado inmobiliario en Miami cuenta con regulaciones que protegen a los inversionistas. En la Florida existen leyes o normativas más flexibles que permiten mayor libertad sobre las rentas o sobre los depósitos de seguridad. Por ejemplo, solo tres días de retraso en el pago de la renta es suficiente para tomar medidas que garanticen el buen uso de la propiedad. El proceso de desalojo de un inquilino que no pague tarda alrededor de 45 días. Es un proceso rápido y no es costoso.   En conclusión, no solo por la diversidad de proyectos inmobiliarios que ofrece, desde una casa de lujo en Miami Beach, hasta un “flat” en el centro de la ciudad, pero sobre todo, por su dinamismo, comprar casas en Miami es una gran opción a modo de inversión. Sin importar si el modelo que se busca es la renta o la reventa en un futuro, este mercado es ideal. Mientras que la demanda por renta garantiza un flujo de capital en el corto plazo, la valorización de las propiedades en un sello de calidad para lograr un retorno significativo en el largo plazo.

Referencias Bibliográficas